"Servicio de traducción jurada profesional a precios competitivos"

Email: info@jurada.es

Características de un buen traductor jurado

¿Cuál es la definición o las características más destacadas de un buen traductor jurado de hoy en día, en el siglo XXI? Esta parece ser la pregunta más común entre los miles de intérpretes jurados oficiales a nivel global que buscan su primer empleo.

En un mundo controlado por las herramientas informáticas, la competencia lingüística personal ha de ir acompañada de otros factores, tales como la especialización en algún campo de la traducción, el uso de determinadas aplicaciones informáticas, unos precios competitivos, una dedicación absoluta, la capacidad de interpretación y, sobre todo, una vocación creciente, según se vayan consiguiendo retos profesionales. Además, en un país como España, es absolutamente necesario haber sido nombrado intérprete jurado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de España para poder certificar documentos.

Las competencias idiomáticas de lectura, escritura, conversación y audición son las bases esenciales con las que el traductor debe contar en los idiomas de trabajo.

El hecho de conocer las diferentes culturas, giros típicos del idioma, la creatividad en determinados contextos y el dominio absoluto del vocabulario así como del manejo de diccionarios especializados serán clave a la hora de producir un trabajo de traducción jurada de calidad máxima.

Entre la gran diversidad de traducciones juradas más solicitadas se encuentran los certificados de notas, certificados de penales, partidas de nacimiento, certificados de matrimonio, certificados de defunción, certificados médicos, visados, poderes notariales, contratos, estatutos, actas, resoluciones judiciales, escrituras, declaraciones de renta, apostillas, titulaciones universitarias, seguros, etc.

Además, la flexibilidad y disposición del traductor, sobre todo de aquellos “freelancers” que trabajan desde casa, es primordial. Un buen traductor jurado, si desea conseguir éxitos profesionales y una cartera de clientes significativa, no deberá poner barreras a la hora de flexibilizar horarios y fechas del calendario. Una capacidad de respuesta rápida y convincente también será de agradecer.

A través de la práctica y los años de experiencia traduciendo todo tipo de textos, normalmente de carácter jurídico y financiero,  y quizá la especialización en un campo de la traducción jurada serán los factores más demandados en un intérprete jurado.

La profesión del traductor jurado puede llegar a ser una de las más satisfactorias a nivel profesional y económico, considerando el hecho de que los proyectos de traducción jurada pueden realizarse desde cualquier parte del mundo sin tener, necesariamente, que estar en una oficina, aunque también una de las actividades profesionales que más tiempo de trabajo requiere.

 

.